English
 
Derecho Laboral
Naturaleza Jurídica del Cesta Ticket
 
A continuación haremos referencia a la figura del “cesta ticket” a la luz de la legislación laboral venezolana, y las interpretaciones jurisprudenciales de la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia. En concreto, analizaremos si el beneficio del cesta ticket es de naturaleza salarial e incide, por ende, en el cálculo de las prestaciones sociales.
 
Examinado el asunto en el marco legal aplicable, contenido en la Ley Orgánica del Trabajo (LOT) y su Reglamento (RLOT); Ley Programa de Alimentación para los Trabajadores (LPAT) (G.O. 36.538 de 15/09/03) y las sentencias del 15 de mayo de 2003 y 30 de julio de 2003 de la Sala Social del Tribunal Supremo de Justicia, resulta concluyente que el carácter salarial del “cesta ticket”, y su incidencia en las prestaciones sociales, estará determinada por la forma, modalidad y parámetros de suministro que se utilicen en cada caso concreto.   En principio, si dicho beneficio laboral es otorgado a través de los mecanismos y bajo las condiciones expresamente exigidas en la LPAT no formará parte del salario y, por tanto, no incidirá en el cálculo de las prestaciones sociales.
 
Para llegar a la referida conclusión, es necesario considerar:
 
I. MARCO NORMATIVO APLICABLE
 
Desde el punto de vista legal, la figura del cesta ticket responde a la previsión expresa del beneficio de alimentación de los trabajadores en diversos instrumentos   jurídicos de nuestra legislación laboral.
 
1.1. LEY ORGÁNICA DEL TRABAJO (LOT) Y SU REGLAMENTO (RLOT):
 
El artículo 133 de la LOT establece que “...se entiende por salario la remuneración, provecho o ventaja, cualquiera fuere su denominación o método de calculo, siempre que pueda evaluarse en efectivo, que corresponda al trabajador por la prestación de su servicio y entre otros comprende las comisiones, primas... alimentación y vivienda...”.. Sin embargo, el parágrafo tercero del mismo artículo establece, de manera contradictoria, que “...se entiende como beneficios sociales de carácter no remunerativos: 1) Los servicios de comedores, provisión de comidas y alimentos y de guarderías infantiles...”.
 
Aparentemente existe una contradicción legal entre la primera parte de la referida disposición legal y el Parágrafo Tercero, pues, en principio, se incluye en el concepto amplio del salario “la alimentación” y, seguidamente, se establece ese mismo concepto como no remunerativo.  
 
Igualmente, el artículo 671 de la LOT establece que los comedores previstos en convenciones colectivas del trabajo, no serán estimados como integrantes del salario para el calculo de las prestaciones, beneficios o indemnizaciones que deriven de la relación de trabajo, salvo que en aquellas se hubiera estipulado lo contrario.      
 
Finalmente, en el artículo 73 del Reglamento de la LOT se señalan como beneficios sociales de carácter no remunerativo los establecidos en el artículo 133, Parágrafo Tercero de la LOT, destacándose entre sus características que los mismos: (i) revisten carácter excepcional; (ii) Deben guardar proporción o adecuación con las necesidades que se pretenden satisfacer; y (iii) Deberán ser aprovechados por el trabajador; y (iv) no revisten carácter salarial...el beneficio de comedor organizados o financiados total o parcialmente por el empleador, así como de la provisión o suministro de alimento a través de comisariatos, abastos o de la entrega al trabajador de cestas de productos alimenticios.
 
Por tanto, aún cuando entre la LOT y su Reglamento existe una aparente contradicción en la calificación del carácter salarial del beneficio de la alimentación, puede concluirse que dentro de los beneficios sociales de carácter no remunerativo está la “provisión de comida y alimentos”.
 
1.2. Ley Programa de Alimentación Para los Trabajadores:
 
La Ley Programa de Alimentación para los Trabajadores (LPAT) establece la obligación de los patronos de conceder una comida por jornada de trabajo, y para el caso en que la empresa no tenga la posibilidad de establecer un comedor con el fin de suministrar la comida, “...podrá optar a un sistema de cupones o ticket canjeable por comidas preparadas en restaurantes o establecimientos afines y suplir la carencia del comedor de la empresa...”.
 
Ahora bien, la referida ley se aplica a empresas o grupos de empresas, que tengan a su cargo más de cincuenta (50) trabajadores. Desde el punto de vista activo, son trabajadores beneficiados con este derecho laboral, aquellos que presten sus servicios en una empresa con las características antes mencionadas y que devenguen hasta dos (2) salarios mínimos[1] mensuales[2]. Los Trabajadores que sean beneficiarios del programa serán excluidos del mismo cuando lleguen a devengar tres (3) salarios mínimos.
 
Por otra parte, en cuanto al sistema de aplicación de este beneficio, el artículo 6° de la Ley señala que el mismo puede implementarse mediante cuatro mecanismos distintos, estos son: (i) instalación de comedores propios de la empresa; (ii) servicio de comida elaborada por empresas especializadas; (iii) mediante la provisión o entrega al trabajador de "cupones" o "tickets" con los que podrá obtener comidas o   alimentos en restaurantes o establecimientos similares, con los que la Empresa haya celebrado convenio a tales fines, directamente o a través de empresas de servicio especializadas; (iv) otras[3]. 
 
Desde ese punto de vista, el artículo 5 de la Ley señala que el beneficio de alimentación previsto en dicho instrumento normativo “no será considerado como salario de conformidad con lo establecido en el Parágrafo Tercero del artículo 133 de la LOT, salvo que en las convenciones colectivas o contratos individuales de trabajo se estipule lo contrario”.
 
Asimismo, el artículo 6°, Parágrafo Primero, establece una serie de condiciones y especificaciones que debe contener el cupón o ticket que utilice la empresa, en caso de utilizar ese mecanismo para hacer efectivo el beneficio de la alimentación. En concreto, estos instrumentos deberán cumplir con las siguientes condiciones: (i) Establecer el valor que será pagado al establecimiento proveedor; (ii) La razón social del empleador; (iii) La mención "exclusivamente para el pago de comidas o alimentos, está prohibida la negociación total o parcial por dinero"; (iv) Nombre del trabajador beneficiario; (v) Fecha de vencimiento; Y (vi) Que su destino es exclusivo para la compra de comidas o alimentos.
 
Ahora bien, de conformidad con lo previsto en el literal c) artículo 4° de la LPAT, el patrono puede cumplir con la obligación de suministrar una comida diaria mediante el otorgamiento de “cupones” o “tickets” para que el trabajador adquiera productos alimenticios en tiendas o restaurantes. Por tanto, en ningún caso el legislador hace referencia a la figura del “cesta ticket” como mecanismo de pago en locales y restaurantes de cualquier naturaleza, inclusive, para la adquisición de productos no referidos a la alimentación del trabajador.  
 
Finalmente señalamos que la empresa puede otorgar el beneficio establecido en la referida ley voluntariamente, aún cuando no tenga en su nomina el numero de cincuenta (50) trabajadores establecidos.
 
II.- INTERPRETACIÓN JURISPRUDENCIAL DE LA FIGURA DEL CESTA TICKET
 
El beneficio de alimentación de los trabajadores, y en concreto, la utilización del “cesta ticket” o “cupón” para materializar ese derecho laboral, ha sido interpretado por las decisiones de la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia que se señalan a continuación:   
 
1. Sentencia de fecha 15 de mayo de 2003 (CASO: JOSÉ L. CARRASQUERO VS. SEGUROS LA SEGURIDAD).
 
La Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia, declaró que en el caso sometido a su consideración el beneficio de cesta ticket recibido por el trabajador tenía carácter salarial[4]. Para adoptar esa decisión, la Sala de Casación Social, calificó a los cesta tickets dentro de los beneficios que prevé el Parágrafo Primero del artículo 133 de la LOT, es decir: “Los subsidios o facilidades que el patrono otorgue al trabajador con el propósito de que éste obtenga bienes y servicios que le permitan mejorar su calidad de vida y la de sus familiares, tienen incidencia salarial”.
 
Sin embargo, de la propia decisión se desprende que “...tal declaratoria vino dada por las consideraciones particulares de ese caso y en modo alguno puede extenderse en forma genérica al resto de situaciones en las que el trabajador recibe este tipo de beneficios...”.
 
Las consideraciones que llevaron al sentenciador a conferir carácter salarial al beneficio del cesta ticket, en el caso de la sentencia de fecha 15 de mayo de 2003 fueron: (i) que el beneficio fue otorgado al trabajador con anterioridad a la entrada en vigencia de la Ley Programa de Alimentación para los Trabajadores que niega el carácter salarial a este tipo de concepto laboral; y (ii) que el beneficio de cesta ticket que la empresa demandada pagaba al trabajador, no estaba limitado al rubro alimentos, sino que, por el contrario, habilitaba al empleado a adquirir bienes de carácter esencial no comestibles (i.e. medicinas, calzado, textiles, etc.).
 
Por ello, se insiste, aun cuando la sentencia dictada por la Sala Casación Social declaró que el beneficio de cesta ticket recibido por el trabajador tenía carácter salarial, tal declaratoria sólo produjo efectos respecto del caso concreto analizado por el Máximo Tribunal y, no aplica en forma general[5].
 
2. Sentencia del 30 de julio de 2003 de la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia (Caso: Febe Briceño De Haddad vs. Banco Mercantil).
 
Mediante sentencia del 30 de julio de 2003, la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia reconsideró su criterio analizando la naturaleza de los cesta tickets, cupones o vales a los que se refiere la LPAT, y demás sistemas de pago utilizados con apego a la LOT referidos al beneficio de la alimentación establecidos en el artículo 133, Parágrafo Primero de la citada Ley.
 
A través de dicha decisión la Sala señaló que los tickets, vales o cupones que se utilizan de conformidad con lo dispuesto en el artículo 133, Parágrafo Primero, de la LOT son un instrumento para la materialización del beneficio de alimentación y, por lo tanto, no debe confundirse con el beneficio mismo, el cual puede ser entregado lícitamente por otros medios, como el servicio de comedores para el trabajador.   En base a ello, se concluyó que “...los tickets, vales o cupones en las disposiciones laborales vigentes no revisten carácter salarial...”[6].
 
En esa misma decisión, la Sala advirtió que “...tales tickets, vales o cupones deben satisfacer todas las exigencias legales y reglamentarias...” a objeto de preservar su carácter no salarial, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 73 del Reglamento de la LOT, destacándose expresamente la proporcionalidad que debe guardar el uso de ese instrumento, es decir, que el beneficio del cesta ticket no puede ser utilizado para simular pagos o aumentos de salario otorgándose en montos exagerados que excedan de manera irracional las necesidades de alimentación del trabajador.
 
III. CONCLUSIONES:
 
a) Existe una contradicción legal entre el concepto amplio de salario establecido en la primera parte del artículo 133 de la LOT, que incluye expresamente a la alimentación como parte del salario y el parágrafo tercero numeral 1 del mismo artículo 133, el cual se lo niega.
 
b) La Ley Programa de Alimentación para los Trabajadores, expresamente establece en su artículo 5° que el beneficio no será considerado como salario, siempre y cuando se otorgue bajo las condiciones establecidas en dicho instrumento legal y el artículo 73 del Reglamento de la LOT.
 
c) Ambas sentencias de la Sala Social del Tribunal Supremo de Justicia subrayan la importancia que tiene el elemento proporcionalidad del beneficio en relación al salario otorgado, a objeto de preservar su carácter no salarial, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 73 del Reglamento de la LOT. En atención a este elemento (proporcionalidad del valor del cupón o ticket al salario real pagado), destacamos que el beneficio deberá guardar una proporción menor al salario otorgado, de lo contrario se puede concluir que el patrono otorga el beneficio de cesta ticket con la intención de simular el pago del salario a través de un beneficio de carácter no salarial y, por tanto, el juez calificarlo como salario.
 
d) Consideramos que si los cesta tickets se otorgan conforma a los parámetros establecidos en la Ley Programa de Alimentación para los Trabajadores (L.P.A.T.) y guardando la debida proporcionalidad con el salario efectivo, no existe mayor riesgo de que el beneficio pueda ser calificado como parte del salario y, en consecuencia, no podra ser considerado como parte de las prestaciones sociales.
 
e) El riesgo de que el cesta ticket sea considerado de carácter salarial, se agrava en los casos de las empresas que otorgaban dicho beneficio antes de septiembre de 1998, ya que por lo general ello sucedía sin el cumplimiento de los parámetros legales establecidos en la precitada Ley Programa de Alimentación para los Trabajadores (LPAT).
 
--------------------------------------------------------------------------------
 
[1] El salario mínimo para empresas de menos de 20 trabajadores a partir del 1 de octubre de 2003 es de doscientos veintiséis mil quinientos doce bolívares (Bs. 226.512,00) Gaceta Oficial Nro. 37.681 de fecha dos (02) de mayo de 2003 (Decreto Nro. 2.387).
[2] El artículo 96 del Reglamento de la Ley Orgánica del Trabajo, establece que: para el calculo de beneficios, prestaciones, indemnizaciones y sanciones, se entenderá que se hace referencia al salario mínimo mensual vigente en la Capital de la República y que “si en ésta se encontraren en vigencia dos (2) o más salarios mínimos, se entenderá que se hace referencia a aquel de menor cuantía.”
 
[3] Mediante la instalación de comedores comunes por parte de varias empresas, próximos a los lugares de trabajo, para que atiendan a los beneficiarios del Programa; Mediante la utilización de los servicios de los comedores administrados por el Instituto Nacional de Nutrición.
 
[4] En la sentencia se señaló expresamente que: “En síntesis, concluye quien decide, que el tantas veces mencionado cesta ticket, tiene carácter salarial, y por lo tanto debe ser considerado parte del salario a los fines de la liquidación de las prestaciones sociales, de conformidad con lo establecido en el parágrafo Quinto del artículo 108, y 146 de la Ley Orgánica del Trabajo; ...” 
 
[5] Debe destacarse que esta decisión se identifica con la opinión de la Consultoría Jurídica del Ministerio del Trabajo, plasmada en el dictamen número 08, de fecha 17 de enero de 1996, donde señala que el sistema cesta ticket revestía naturaleza salarial, pues ostenta las cualidades de Inmediatez, Proporcionalidad y Certeza. 
 
[6] Extracto del decisorio de la sentencia: ...la recurrida erró en la aplicación del literal b) del Parágrafo Único del artículo 133 de la Ley Orgánica del Trabajo promulgada el 27 de noviembre de 1990 cuando consideró como de naturaleza salarial el valor de bolívares, Treinta y Siete Mil, (Bs. 37.000,00) mensuales que la demandante percibía por concepto de cestatickets. Debiéndose excluir las cantidades señaladas del monto del salario para la liquidación de las prestaciones sociales demandadas este resulta de la cantidad de bolívares Dos Millones Doscientos Diez y Siete Mil Seiscientos Sesenta y Dos con Diez y Nueve céntimos, (Bs. 2.217.662,19) mensuales, bolívares Setenta y Tres Mil Novecientos Veintidós con Siete céntimos (Bs.73.922,07 diarios).


Área de Clientes





¿Olvido su contraseña?
Páginas de Interés Ver todos los enlaces
    Badell & Grau. © Todos los derechos reservados. 2011. Términos y condiciones de uso
Oportunidades de Empleo