English
 
Derecho Laboral
Sala de Casación Social establece prohibición del pago anticipado de las prestaciones de antigüedad. Criterio reiterado
 

Sala de Casación Social establece prohibición del pago anticipado de las prestaciones de antigüedad. Criterio reiterado


Mediante sentencia N° 57 del 03 de febrero de 2014, la Sala de Casación Social (SCS), con ponencia del Magistrado Octavio Sisco Ricciardi, reiteró el criterio establecido según el cual se prohíbe el pago anticipado de prestaciones de antigüedad a menos que se realice en el marco de alguna de las excepciones que establece la ley.

 

En este sentido, la Sala define al salario, de acuerdo a lo establecido en el artículo 133 de la Ley Orgánica del Trabajo, aplicable al caso de autos rationae temporis, de la siguiente manera:

 

“Se entiende por salario la remuneración, provecho o ventaja, cualquiera fuere su denominación o método de cálculo, siempre que pueda evaluarse en efectivo, que corresponda al trabajador por la prestación de su servicio y, entre otros, comprende las comisiones, primas, gratificaciones, participación en los beneficios o utilidades, sobresueldos, bono vacacional, así como recargos por días feriados, horas extras o trabajo nocturno, alimentación y vivienda”.

            Así pues, la Sala hace referencia a la sentencia N° 1.877 de 25 de noviembre de 2008, Caso: Orlando Hernández Montoya vs. FLAG Instalaciones, S.A.; según la cual:

Dicha norma [el artículo 108 de la Ley Orgánica del Trabajo] consagra la forma de realizar el cálculo de la prestación por antigüedad; dispone que el dinero correspondiente a este concepto deberá ser depositado y liquidado de manera mensual, ya sea en un fideicomiso individual o en un fondo de prestaciones de antigüedad o a su nombre en la contabilidad de la empresa, pero sólo será entregado al trabajador al término de la relación laboral. En el Parágrafo Segundo del citado precepto legal, se establece que el trabajador podrá recibir anticipos hasta de un setenta y cinco por ciento (75%) de lo acreditado o depositado a cuenta de la prestación por antigüedad, siempre y cuando sea para satisfacer obligaciones derivadas de: a) La construcción, adquisición, mejora o reparación de vivienda para él y su familia; b) La liberación de hipoteca o de cualquier otro gravamen sobre vivienda de su propiedad; c) Las pensiones escolares para él, su cónyuge, hijos o con quién haga vida marital, y; d) Los gastos por atención médica para él, su cónyuge, hijos o con quién haga vida marital

            Finalmente la Sala establece que el pago anticipado de prestaciones sociales no debe ser considerado como sanción al patrono, sino como parte del salario. Al respecto indica que: 

Ahora bien, las cantidades percibidas por el trabajador como supuestos anticipos de prestaciones sociales, al ser pagos permanentes, realizados de forma mensual como “prima antigüedad” o “prestación de antigüedad ejecutivos”–, deben considerarse parte del salario, definido en el artículo 133 de la Ley Orgánica del Trabajo como “(…) la remuneración, provecho o ventaja, cualquier fuere su denominación o método de cálculo, siempre que pueda evaluarse en efectivo, que corresponda al trabajador por la prestación de su servicio (…).

 

Ver texto integro de la sentencia en:

http://www.tsj.gov.ve/decisiones/scs/febrero/160812-0057-3214-2014-11-426.HTML

 



Área de Clientes





¿Olvido su contraseña?
Páginas de Interés Ver todos los enlaces
    Badell & Grau. © Todos los derechos reservados. 2011. Términos y condiciones de uso
Oportunidades de Empleo