English
 
Derecho Mercantil
SCC justificó criterio en relación a prórroga en el procedimiento de atraso
 
Mediante sentencia de fecha 20 de diciembre de 2002, con ponencia del Magistrado Dr. Antonio Ramírez Jiménez, la Sala de Casación Civil del Tribunal Supremo de Justicia, interpretó el artículo artículo 908 del Código de Comercio que trata lo relativo a la prórroga del plazo fijado para la liquidación en los procedimientos de atraso. En tal sentido, la Sala acogió la tesis según la cual es posible prorrogar más de una vez el año a que alude dicha norma. En ese sentido, con ocasión del procedimiento concursal de quiebra seguido por la sociedad de comercio COMPAÑÍA ANÓNIMA DE ADMINISTRACIÓN Y FOMENTO ELÉCTRICO (CADAFE) contra C.A. ELECTRICIDAD DE CIUDAD BOLÍVAR (ELEBOL)   el Juzgado Superior en lo Civil, Mercantil, del, del Trabajo y de Menores del Primer Circuito de la misma Circunscripción Judicial, conociendo en apelación, dictó sentencia el día 7 de marzo de 2001, en la cual declaró sin lugar la apelación ejercida por CADAFE contra la sentencia que acordó una extensión a la prórroga del beneficio de atraso concedido a la parte demandada el 9 de mayo de 1997.
 
En la doctrina jurisprudencial establecida por la Sala de Casación Civil, se revisó el alcance de la expresión “una prórroga” contenida en el artículo 908 eiusdem, ante la disyuntiva que se presentan en el sentido de si tal expresión “significa que sólo se podrá conceder al comerciante un período adicional para proceder a su liquidación amigable, o si, por el contrario, a pesar de su redacción en singular, permite la concesión de más de un período adicional para que logre la referida liquidación amigable”, reconociendo la Sala que dicha alocución ciertamente “genera dudas sobre si la misma se refiere a una expresión singular, esto es, que la palabra “una” está limitando numéricamente a la prórroga, lo que hace que a los fines de dilucidar el alcance y contenido de la disposición denunciada, deban observarse otros aspectos relativos a dicha disposición.”
 
En su labor interpretativa de la norma en referencia, la Sala analizó la naturaleza y finalidad del beneficio de atraso en el Código de Comercio venezolano contrastándola fundamentalmente con las tendencias modernas en las legislaciones comerciales del derecho comparado tanto de Europa como de Latinoamérica, determinando que existe una sensible variación en la tendencia actual pasando de la concepción represiva del comerciante que ha incurrido en cesación de pagos a una tesis que pondera la posibilidad de que el comerciante supere su crisis económica, en el entendido que el saneamiento de la empresa tiende a salvaguardar otros valores fundamentales en la economía de una sociedad como son “...la producción, las fuentes de empleo y se fortalece la economía misma”.
 
Es por ello que la Sala de Casación Civil, apoyada en tales premisas así como en abundante doctrina extranjera concluye en que “siempre que se mantengan los extremos establecidos en el artículo 898 del Código de Comercio y no se incurra en alguno de los supuestos contenidos en el artículo 907 del mismo Código, será posible, de conformidad con lo establecido en el artículo 908 eiusdem, conceder más de una prórroga al comerciante que hubiere obtenido el beneficio de atraso.” Aclara el fallo que en el caso del comerciante cuyo activo supere positivamente a su pasivo, y que hubiere cumplido con las obligaciones que en materia de administración y vigilancia le fueron impuestas a los fines de la superación de la situación transitoria de iliquidez que atraviesa y que obre de buena fe, se justifica y es permisible extender el beneficio de atraso por el tiempo que sea necesario para la conservación y salvación de la empresa. Estos extremos, dice la decisión en comento, conforme a lo dispuesto en el artículo 908 del Código de Comercio, serán los que deberá “analizar y ponderar con mucha prudencia” el Tribunal de la causa a los fines de acordar o no nuevas prórrogas al comerciante atrasado.
 
Se reitera en el fallo que conforme al artículo 908 del Código de Comercio, a los fines de la concesión de la prórroga al beneficiario del estado de atraso, es necesario que el solicitante compruebe haber pagado a los acreedores una parte considerable de sus acreencias o que concurran circunstancias especiales que lo aconsejen; y, contar con el voto favorable de la mayoría de los acreedores que representen, por lo menos, la mitad del pasivo restante.


Área de Clientes





¿Olvido su contraseña?
Páginas de Interés Ver todos los enlaces
    Badell & Grau. © Todos los derechos reservados. 2011. Términos y condiciones de uso
Oportunidades de Empleo