English
 
Derecho Penal
Sala de Casación Penal del TSJ reiteró criterio acerca de la procedencia del Avocamiento
 

Mediante sentencia Nro. 154 de fecha 26 de marzo de 2015, La Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con ponencia de la Magistrada Elsa Janeth Gómez Moreno, reiteró criterio acerca de los requisitos de procedencia del avocamiento.

La Sala de Casación Penal señaló que:

El avocamiento, es una institución jurídica de carácter excepcional que le otorga al Tribunal Supremo de Justicia, en cada una de sus Salas, la facultad de solicitar, en cualquier estado de la causa, de oficio o a instancia de parte, el expediente de cuyo trámite este conociendo cualquier tribunal, independientemente de su jerarquía y especialidad y una vez recibido, resolver si asume directamente el conocimiento del caso o en su defecto, lo asigna otro tribunal.

Asimismo, estableció que esta institución sólo procede cuando no hay otro medio procesal idóneo que pueda reestablecer una situación jurídica infringida.

¿Pero, qué tipo de situación jurídica?

 (…) En caso de graves desórdenes procesales o de escandalosas violaciones al ordenamiento jurídico que perjudiquen ostensiblemente la imagen del Poder Judicial, la paz pública o la institucionalidad democrática, debiendo este ser ejercido con suma prudencia. Así se encuentra contemplado en los artículos 107 y 108 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia (…)” (negrillas nuestras).

Esto viene a plantear que en caso de que en el iter procesal se presente una situación que genere incertidumbre acerca del momento del proceso en el cual se encuentren las partes, o algún tipo de circunstancia que pueda afectar gravemente la imagen del Poder Judicial venezolano, que asimismo pueda alterar la paz y orden público o la democracia del país, cualquier Sala del Tribunal Supremo de Justicia podrá de oficio o a instancia de parte solicitar el expediente de cuya situación se trata y una vez recibido si tiene conocimiento del caso resolver el asunto.

La Sala señaló que la solicitud de avocamiento no puede plantearse sobre la idea de pedir una medida cautelar menos gravosa para un imputado ya que en la Ley Penal adjetiva se establece e mecanismo idóneo para hacerlo y es a través del artículo 250 del Código Orgánico Procesal Penal, que refiere:

El imputado o imputada podrá solicitar la revocación o sustitución de la medida judicial de privación preventiva de libertad las veces que lo considere pertinente. En todo caso el Juez o Jueza deberá examinar la necesidad del mantenimiento de las medidas cautelares cada tres meses, y cuando lo estime prudente las sustituirá por otras menos gravosas. La negativa del tribunal a revocar o sustituir la medida no tendrá apelación.

En virtud de ello, las partes podrán solicitar al juez que esté conociendo de la causa, en cualquier etapa del proceso, el examen y revisión de la medida privativa de libertad, cuando lo consideren pertinente. A existir este mecanismo de examen y revisión ninguna defensa puede utilizar  la institución  del avocamiento para denunciar el mantenimiento de una medida coercitiva. 

En conclusión, la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia estableció que:

“(…) El avocamiento no constituye un instrumento jurídico para que el Tribunal Supremo de Justicia, conozca de los procesos en los que las pretensiones de los solicitantes, han sido resueltas de manera desfavorable por un Tribunal de la República, debido a que se trata de una institución que por mandato legal debe ser ejercida con suma prudencia.

Texto Íntegro de la Sentencia:

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/marzo/175978-154-26315-2015-A14-147.HTML



Área de Clientes





¿Olvido su contraseña?
Páginas de Interés Ver todos los enlaces
    Badell & Grau. © Todos los derechos reservados. 2011. Términos y condiciones de uso
Oportunidades de Empleo