English
 
Publicaciones
Cuaderno 14
 

Cuaderno Jurídico en recuerdo del Abogado Andrés Arrieta Sosa.

Comentario a la Ley parala Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios.

 

            Andrés Arrieta Sosa, abogado egresado de la Universidad Católica Andrés Bello, formó parte de este Despacho de Abogados desde el año 2004, cuando aún era estudiante de Derecho, hasta el 5 de junio de 2009, cuando realizaba sus estudios de post-grado en la Universidad Central de Venezuela y fallece trágicamente en un accidente, en plena juventud, pero dejando huella en todos quienes le conocieron. 

Andrés era un apasionado de las causas justas y su ejercicio profesional se inició, entre otras, en la materia de protección a las personas en el acceso a los bienes y servicios. Se sentía muy orgulloso del trabajo desarrollado, le complacía enormemente la investigación y defensa de sus causas, así como la argumentación en los procedimientos de denuncia, pero destacaba especialmente en la conciliación. Siempre se expresaba con respeto del personal del Indepabis y destacaba el profesionalismo de muchos de sus funcionarios. Por tal razón, hemos estimado pertinente dedicar este Cuaderno al abogado Andrés Arrieta Sosa, en recuerdo de su corta pero muy brillante trayectoria y en homenaje a su desempeño profesional y a sus cualidades personales que lo caracterizaron como un ser humano ejemplar, por su lealtad, humildad, honestidad, cordialidad y solidaridad y por la alegría con la cual asumía su trabajo y se desenvolvía en todas las facetas de su vida personal.  

Recuerdo y reconocimiento para Andrés de todo el personal de Badell & Grau, al compañero y al amigo, es este Cuaderno Jurídico en el cual su colaboración se incluye dentro de esta actividad de equipo para el análisis y estudio de su materia: La protección las personas en el acceso a los bienes y servicios. 

La Ley para la Defensa de las Personas en el Acceso a Los Bienes y Servicios (Ley DEPABIS) fue dictada para sustituir la Ley de Protección al Consumidor y al Usuario que fue el instrumento normativo que por años reguló la materia de la defensa de los consumidores y usuarios de bienes y servicios. Así, mediante decreto Ley publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº 5.889 de fecha 31 de julio de 2008 se publicó la Ley Para La Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios, derogándose la Ley de Protección al Consumidor y al Usuario que había sido dictada el 4 de mayo de 2004 y publicada en la Gaceta Oficial Nº 37.930. 

Esa normativa fue luego modificada, cuando en fecha 24 de abril de 2009, se publicó en la Gaceta Oficial Nº 39.165 la reforma del referido Decreto Ley, mediante una Ley de la Asamblea Nacional para la Defensa de las Personas en el Acceso de Bienes y Servicios. En la referida reforma se contemplaron 25 modificaciones a la Ley original. 

 Luego, el 1 de febrero de 2010, se publicó en la Gaceta Oficial Nº 39.358, una nueva reforma a la Ley DEPABIS. El presente cuaderno contiene los comentarios de la Ley vigente y, en consecuencia, abarca el nuevo régimen jurídico de la protección al consumidor y al usuario que comprende a todos los sujetos, personas naturales y jurídicas, que intervengan en la cadena de distribución, producción y consumo de bienes y servicios. 

La protección de las personas en el acceso a bienes y servicios es uno de los temas más relevantes en la ordenación jurídica del sistema económico venezolano. Esta actividad proteccionista del Estado, como parte que es de la policía administrativa, se justifica en el  interés público involucrado, cuya tutela comporta la necesidad de establecer ciertos límites a  la libertad económica de los particulares. 

En Venezuela, la protección de las personas en el acceso a bienes y servicios como actividad de policía administrativa,  se comenzó  a concebir  en el año 1947 mediante las normas destinadas a sancionar el acaparamiento y la especulación; sin embargo, no es sino hasta el año 1974, con la promulgación de la Ley de Protección al Consumidor, que se consolida la intervención de la Administración en el comercio con el objetivo preciso de salvaguardar los derechos de los administrados consumidores. 

La Ley de Protección al Consumidor de 1974, tenía por objeto la vigilancia y ejecución de medidas tendientes a la protección legal del consumidor así como a su educación e información. Ese texto normativo fue modificado en diversas oportunidades  hasta su derogatoria total por parte de la Ley DEPABIS, cuyo contenido constituye el interés de los  presentes comentarios. La Ley DEPABIS tiene como objeto, la defensa, protección y salvaguarda de los derechos  de las personas en el acceso a bienes y servicios para la satisfacción de sus necesidades, en resguardo de la paz social, la justicia, el derecho a la vida y la salud del pueblo. A tal efecto, contempla una extensa normativa destinada a regular esta particular relación, a fin de evitar conductas abusivas. 

 El Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios  (INDEPABIS) constituye el organismo de control creado por la Ley DEPABIS cuya función principal consiste en velar por el cumplimiento de la normativa en ella contemplada. Para ello, la Ley DEPABIS  le asigna entre otras competencias la de ejecutar los procedimientos de verificación, inspección, fiscalización y determinación para constatar los incumplimientos de sus disposiciones y aplicar, ante la verificación de conductas infractoras, las sanciones correspondientes ordenadas en el Título VI de la Ley. Debe destacarse dentro de las competencias asignadas al INDEPABIS, la función educativa que está obligado a desarrollar mediante el establecimiento de un sistema  de información para divulgar los derechos de las personas en esta particular relación de acceso a bienes y servicios.

El objeto de estos comentarios es el análisis jurídico del contenido de la Ley DEPABIS, su fundamento constitucional, y una especial referencia a sectores particulares ordenados en la Ley. En tal objetivo destacamos la labor de Andrés Arrieta Sosa, no sólo en el sentido jurídico que se basa en sus inteligentes opiniones, estudios y escritos, sino en el sentido personal, que se basa en sus cálidas y sensibles relaciones humanas, en las cuales cosechó el afecto de todos: clientes, funcionarios públicos, compañeros de trabajo y amigos. La inclinación de su alma a la protección del prójimo y la amistad, compaginaban con esta actividad jurídica que le tocó desempeñar y a Dios gracias el alma nunca muere.



Otras Publicaciones
Área de Clientes





¿Olvido su contraseña?
Páginas de Interés Ver todos los enlaces
    Badell & Grau. © Todos los derechos reservados. 2011. Términos y condiciones de uso
Oportunidades de Empleo